zeffirelli vs luhrmann essay religion and politics in india essay powerpoint on writing a narrative essay sample essay superstition did slavery destroy the black family essay
 

El Espectador / Pastrami

El Espectador / Pastrami

Tres sandwicherías que llevan el sabor gourmet más allá de dos panes

Tengo que admitir que no recuerdo el día que nos conocimos, lo que sí recuerdo es que siempre ha estado presente en mi mesa, tanto que no me imagino la vida sin él. Fuimos compañeros de universidad, pues era el rey de mi dieta de estudiante y jamás se rajó en un examen de sabor, como yo tiende a cambiar constantemente de apariencia, pero su esencia es la misma, él es la prueba de que lo que importante va por dentro, pues su relleno es lo que define si es dulce o salado. Su tamaño casi siempre es justo, lo suficiente para poder cogerlo entre mis manos y saborearlo en cada bocado. Él no tiene horario, pues va bien a cualquier hora y aunque existen muchas maneras de llamarlo, responde al nombre de sándwich en la mayoría de las veces.

Desde 1762, el sándwich ha hecho parte de nuestra dieta, su creador fue el inglés John Montagu y desde entonces este tentempié, ha acompañado nuestra cotidianidad culinaria por muchos años y sin hacer mucho ruido, ha viajado en las loncheras de los niños y en las cocas de almuerzo de los adultos, ha arreglado miles fiestas y solucionados infinidad de meriendas, pues la unión de dos panes que sostienen un jamón o un queso, ha sido la ecuación más simple de resolver en el tablero de las cocinas.

Sin embargo, gracias a las nuevas propuestas salidas de la creatividad de sus chefs, hoy este plato reclama protagonismo a través de sus recetas gourmet que lo posicionan como la comida rápida en tendencia que vale la pena probar.

“Todos tenemos derecho a comer rico rico” es el letrero que me recibe en La Limeña Sandwicheria (Cl. 93b, #13-91 ) si bien la exquisita fama de la comida peruana habla por sí sola, detenerse a pensar en un plato como el lomo salteado metido en dos panes puede ser difícil, sin embargo los prejuicios pierden sustento cuando lo ves ante ti; completamente armado, el pan como tarjeta de presentación, presume un color dorado que no advierte de lo delicioso y esponjoso de su cuerpo, que junto a lomo, hicieron que mi amor por esta sandwichería fuera a primer mordisco.

Entendí entonces, porque este sándwich es uno de los más pedidos y es que guarda la receta de Jorge Luis Feris, chef y empresario que hizo de su sueño un restaurante, inspirado por los años que pasó en Lima se arriesgó a traer esta influencia a nuestro país, ya lleva tres años adaptando el concepto de la comida peruana a ingredientes colombianos. Como si no fuera poco, aparece el sándwich de chicharrón de cerdo, mi segundo favorito de la Limeña, pues con un relleno de panceta de cerdo carnuda, presume un marinado de 6 a 8 días, que acompaña con camote y papas en bastones que van muy bien con las salsas también hechas aquí, mi favorita es la de aguacate porque no permite dejar nada en el plato, sin dejar de lado la opción vegana que apunta al sandwich de lenteja, por 20 mil pesos. Para tomar, probé la chicha morada, bebida típica de Perú a base de maíz morado, ideal para empezar o como yo terminar el día con el estómago lleno y más que el corazón contento.

Pastrami (Cl. 86a #13a – 22), La carne seca, deshidratada con la ayuda del sol y el viento, ha sido más que habitual en diversas culturas y épocas, en diferentes partes del planeta, sin embargo el resultado de esta preparación conocido como pastrami, no solo es delicioso, sino que resume la historia de la inmigración judía a través del Atlántico y que llega a Estados Unidos para convertirse en pieza principal de la dieta newyorkina.

Por lo tanto encontrar un sandwich de pastrami en Bogotá, había sido un desafío, hasta que para nuestra fortuna llegó Pastrami, con un jamón de 15 días de elaboración, entre la salmuera, el ahumado y la cocción lenta, su método de preparación es quizás el más fiel al americano. Mario Roa, uno de sus dueños y amante de la comida, está convencido de que a Bogotá le hacía falta un pastrami como tienen grandes ciudades como Nueva York y Los Ángeles y no es difícil darle la razón luego de disfrutar de uno de sus sándwiches, con pepinillos, papas o ensalada, por 20 mil pesos. Este lugar tiene una fórmula básica que no tiene pierde, pastrami de pavo o de res y aunque su tamaño parece engañoso es la porción perfecta de 160gr no deja espacio a dudas de su buena preparación e inolvidable sabor.

Para hacerle honor a nuestras recetas típicas encontré El Sándwich Taller ( Cra. 4a #26b-34), un lugar donde se respira costa caribe, desde la música hasta los ingredientes, estos sándwiches son la invención del chef Danilo Ciro, quien desde el barrio de la Macarena ofrece una opción distinta, pues la alta cocina colombiana se derrama en sus panes y forman sándwiches desde 20 mil pesos, como el de posta negra, con carne de res confitada durante ocho horas. Este viaje culinario hasta la costa lleva de tripulación casi siempre aguacate, el plátano maduro, el achiote, los fríjoles y el suero costeño que provoca volver siempre.

No se puede negar que la necesidad de buscar ofertas variadas que satisfagan nuestras necesidades alimenticias, en el momento indicado aumenta cada vez más, Las comidas rápidas son las que más prefieren los colombianos, según el Estudio Global de Nielsen sobre Tendencias de Comida Fuera del Hogar y que mejor que apoyar emprendimientos locales y disfrutar de platos de alta calidad, que mezclan los mejores ingredientes, a un precio razonable, con innovación y excelente servicio en un ambiente realmente agradable.

https://www.elespectador.com/opinion/tres-sandwicherias-que-llevan-el-sabor-gourmet-mas-alla-de-dos-panes-columna-819931

Sin comentarios aún

Publicar comentario

Instagram
Carrito Item Removed. Undo
  • No products in the cart.